Inicio arrow Noticias Salud arrow Noticias Salud arrow MICOSIS
Menú principal
Inicio
Empresa
Buscar
Nuevo trabajo!
Concurso
Chat
Fotos
¿Cómo cargar fotos?
Webs Amigas
Novedades en Cosmética
Novedades en Medicamentos
Noticias Salud
Contactar
Ganadores 14º Aniversario
Usuarios





¿Recuperar clave?
¿Quiere registrarse? Regístrese aquí

Portal Chilecito.com

Diario Chilecito

La Riojana

Fotos

Radio

Radio en Vivo

Urbana FM

Pintex

CARPA

Kodak Revelado Digital

MICOSIS PDF Imprimir E-Mail

Contaminación corporal

Las infecciones por hongos afectan a personas de todas las edades y se ven principalmente en la piel, pelo y uñas. El consejo profesional es importante en la aplicación de un tratamiento y en la recomendación preventiva.

 

Omnipresentes. Los hongos son microorganismos que no pertenecen al mundo animal y carecen de clorofila. Para poder vivir necesitan parasitar a otros organismos. Según indica la doctora Karina Rojas, médica dermatóloga del Hospital Pirovano, existen unas 250 mil especies de hongos en la naturaleza, aunque sólo se conocen poco más de 150 que pueden producir patologías en el ser humano. Por su complejidad biológica, estos microbios son superiores a ciertas bacterias y tienen características clínicas exclusivas. Pueden ubicarse en muchas partes y, en la mayoría de los casos, el contagio se produce por haber mantenido un contacto directo con algún elemento ya contaminado, sea este de origen animal o se haya hecho presente en la tierra.
Una vez contraída la infección, para que esta se desarrolle es necesario que, además, se den ciertas condiciones de temperatura y humedad, así como falta de higiene o el llevar adelante una mala alimentación.

Afecciones
.Si bien existen varias clases de contaminaciones, las micosis superficiales constituyen entre el 70 y 80% de todos los padecimientos generados por hongos.
De acuerdo a un informe realizado por el doctor José Antonio Máximo, profesor de dermatología de la Facultad de Medicina, Uba, como en toda enfermedad humana, para adquirir este tipo de afección se requieren ciertas condiciones, como lo son la predisposición individual y los factores genéticos que se transmiten de generación en generación.
La doctora Rojas señala que las dermatofitosis producidas por hongos patógenos superficiales –mohos de géneros microsporum, trichophyton y epidermophyton– presentan características puntuales que permiten su rápido reconocimiento, como enrojecimiento local, picor y escozor en la zona afectada. En ocasiones pueden presentarse agrietamiento y fisuración de la piel.
Se identifican por su lugar de aparición:

  • Zonas del cuerpo sin bello (tiña corporis): tronco, abdomen o cara. Se trata de lesiones circulares con bordes enrojecidos y escamosos.
  • Axilas o ingles (tiña cruris): manifiesta zonas muy inflamadas.
  • Cabello: lesiones rojizas y redondeadas.
  • Manos (tiña manum): afecta a palmas de las manos y bordes de los dedos.
  • Pies (pie de atleta o tiña pedis): se presenta en la planta de los pies y en los espacios interdigitales.

Cambios. La presencia de este tipo de hongos, tanto en los pies como en las manos, origina la existencia de uñas engrosadas, porosas y con cambios de coloración que exigen un tratamiento especial. Por otra parte, la especialista afirma que los hongos oportunistas son integrantes de la flora humana normal, aunque también se pueden encontrar en la naturaleza. Son las deficiencias existentes en el sistema inmune humano –vejez, recién nacido, embarazo, diabetes o hiv– las que pueden llegar a producir estas enfermedades indeseadas. Las especies de aspergillus, zygomicetos y cándida –la más conocida– son los tres grupos de levaduras consideradas oportunistas. La candidiasis, causal de las dermatitis del pañal, así como de afecciones en pliegues cutáneos y zonas de especial transpiración, puede manifestarse en la zona oral (muguet), que se manifiesta como placas cremosas, blanquecinas, en el dorso de la lengua, el velo del paladar y la mucosa gingival. Cuando aparece en la zona labial puede asentarse en las comisuras labiales, lo que se conoce como boqueras. En tanto, se puede producir la candidiasis a nivel de la región genital en la mucosa genito-perianal. En el hombre, en el surco prepucial y del glande, mientras que en la mujer aparece alrededor de la vulva vaginal, que se exterioriza mediante enrojecimiento y edema en los labios menores. Pueden llegar a los labios mayores y a los pliegues inguinales e interglúteos.

Tratamiento.Las pautas que se deben seguir para combatir las infecciones ocasionadas por hongos duran entre tres y cuatro semanas en la mayoría de los casos. Si por alguna razón el proceso de cura se interrumpe con demasiada rapidez, es necesario aclarar al paciente cliente que la micosis reaparecerá.

Consejos que se pueden brindar para eliminar este tipo de malestares:
  • Aplicar fungicidas tópicos o sistémicos.
  • Mantener la piel seca y limpia, lavándola frecuentemente con agua y jabón.
  • Realizar un secado muy cuidadoso de la piel, especialmente en áreas de pliegues y zonas interdigitales.
  • Mantener todo lo posible la piel al aire libre.
  • Cambiar frecuentemente los pañales en niños pequeños, utilizando desechables de un solo uso.
  • Reemplazar frecuentemente las medias y evitar el calzado cerrado, ya que mantiene el pie cálido y húmedo.
  • Utilizar toallas limpias y de uso personal.
  • En duchas y baños públicos utilizar sandalias de plástico u ojotas.
  • Mantener medidas de higiene extremas si se padece diabetes.
  • Si se utilizan sprays de esteroides inhalados (asma, etc.), usar cámaras espaciadoras de inhalación y enjuagarse la boca tras las inhalaciones.
  • Evitar el contacto con animales susceptibles de transmitir la infección, como perros y gatos.
Fuente: http://www.revistadosis.com.ar/

Sin molestias

Combate.Estas afecciones permiten, gracias a lo específico de su sintomatología, ofrecer al paciente cliente consejos y productos que, más allá de combatir el malestar, lo ayuden a atravesar el tratamiento.
Los productos de venta libre propios para estos casos combaten el proceso microbiano y le permiten al paciente lograr un estado de mayor relajación a través de medicamentos sistémicos.

Productos y tratamiento.

  • Cremas: es conveniente aplicarlas dos o tres veces por día sobre la zona afectada, masajeando suavemente hasta lograr su total absorción. En el caso de dermatitis de pañal, se aconseja colocar el producto con cada cambio de pañal. Las cremas reparadoras poseen, además, propiedades antibióticas, germicidas y cicatrizantes. Cada 100g de producto contienen clorohidrato de terbinafina 1g, cetrimida 1g y acexamato de sodio 5g.
  • Polvos y spray: aplicación directa sobre la zona a tratar, tras la higienización. Cada 100ml de producto contiene clorohidrato de terbinafina 1g.
  • Comprimidos y cápsulas vaginales: son de fácil aplicación y permiten realizar tratamientos de entre uno y seis días.
  • Toallas prehumedecidas: benzocaína resorcina con efecto antipruriginoso.
  • Fomentos antisépticos: para tratar las formas vesiculosas en las dermatofitosis de los pies, hasta que se pueda recurrir a la aplicación de cremas en la zona.
  • Jabones antibacterianos.
  • Soluciones tópicas: con tiosulfato de sodio al 20%, que se utilizan sólo en algunas circunstancias. Formulaciones adecuadas: clotrimazol 1% (antimicótico de amplio espectro), econazol nitrato 1%, miconazol 2%.
  • Terapia sistémica: antihistamínicos que permiten controlar la picazón y el rascado, además de ofrecer una relajación corporal del paciente.

Consejos. El Equipo de Farmacia podrá hacer saber al paciente cliente que debe:
  • Finalizado el tratamiento, aplicar formulaciones que contengan vitamina A, D y E, con el fin de proteger, tonificar y revitalizar la piel.
  • Extremar las medidas de higiene personal.
  • Realizar una consulta periódica a su dermatólogo.
  • Consultar a un especialista cuáles son los champúes que puede utilizar en el caso de padecer tiña capitis.
  • Asesorarse con un profesional sobre algunos tratamientos homeopáticos existentes para curar las afecciones producidas por hongos en la boca.


Raras, pero no tanto
Existen otras dos formas en las cuales los hongos producen afecciones de mayor envergadura. Una de ellas es la llamada micosis subcutánea, que se produce siempre por vía exógena y compromete epidermis, dermis, tejido subcutáneo y, en ciertas oportunidades, músculo y hueso. Propia de regiones subtropicales y tropicales, ataca a hospederos que realizan tareas rurales y tienen entre 15 y 60 años. Por otra parte, las llamadas micosis sistémicas endémicas, originarias de zonas geográficas de intenso calor, generan afecciones asintomáticas que se curan espontáneamente en el 90% de los casos. Sus receptores suelen ser trabajadores rurales, antropólogos y excavadores.

 

 

 
< Anterior   Siguiente >
 

 

joomla template - web site development